Mi Cerebro No Funciona Correctamente (Spanish)

Oct 16, 2013 1328

El sábado pasado prometía ser un día especial. Des había prometido revelar las dos palabras que resumen toda las Escrituras.

Como usted sabran, nos nos juntamos a las 12.30 de la tarde para compartir comida juntos, como Jesús lo hizo con sus discípulos, y cuando la iglesia cristiana temprana tambien lo hizo. Pero estábamos en casa y hibamos tarde. Mi esposa Ana todavía estaba preparando la comida, y yo corría alrededor, hechando una mano con otras cosas.

Ana terminó de preparar el alimento y arrancó al cuarto de baño para arreglarse, y pediendome embalar el la caja de hielo portatil. Cuando fui a embalarlo, vi que las cosas que queriamos llevar no cabian. Entonces saqué todo y lo embalé de nuevo.

Estuve muy contento conmigo. Todo encajado perfectamente, y coloqué la tapa de la caja encima con una cierta satisfacción.

Una hora más tarde, llegamos a Milton donde sostenemos nuestras reuniones. Mucho a mi disgusto llegábamos un poco tarde. Pero eso no fue lo peor. ¡Lo peo fue cuándo Ana abrió el refrigerador y me preguntó donde estaba la comida! La comida estaba a una distancia de 60 kilómetros, en la en casa, en el banco donde yo la había dejado.

Pero esto no era el alimento que tenía que enfriarse. Ana tuvo que sentarse un rato lejos de todos los demás para enfriarse tambien.

Gill Ford comentó en Facebook que las dos palabras de Des eran “ley” “y evangelio”, y que mis dos palabras para el día eran “olvidó” y “almuerzo”. Por suerte Ana cumplió con la prescripción Bíblica al no dejar que el sol bajara sobre su enojo, pero por un rato no sabia lo que pasaria. Si Ana no fuera un cariño y una esposa perdonadora, mis dos palabras para el día habrían sido “dormir” “y sofa”.

Me dijeron que al menos para una persona, el toque de luz del día fue ver mis reacciones y las reacciones de Ana al yo haber olvidado nuestro almuerzo. Gracias a Dios que esta era una reunión de Cristiana y la gente encantadora compartió el alimento con nosotros.

No-Te-OlvidareNo sé lo que me pasa, pero me frustro a mi mismo sin fin. ¿Soy sólo un profesor distraido? Pero no soy realmente un profesor. ¿O podría ser que es que sencillamente soy hombre?

El evangelio es que Dios no se parece a mí. El evangelio es que las dos palabras de Dios son “Jesús” “recuerda”.

Dios dice que la gente, hasta aquellos que son los más cercanos a usted, “pueden olvidar, pero no le olvidaré.” – Isa 49:15.

El evangelio es que Jesús le recordó en el Calvario, cuando usted estaba perdido en el pecado.

El evangelio es que Jesús le recuerda hoy, dondequiera que usted pueda estar en su viaje del la vida.

El evangelio es que Jesús siempre le recordará, para darle la herencia que usted ha visto y ha creído por la fe.

Eliezer Gonzalez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest