“Si lo dejamos creerán en él todos y vendrán los Romanos y destruirán nuestro lugar santo y nuestra nación” – Pr Williams Andueza (Espanol/Spanish)

Oct 13, 2015 1797

Jesus and LazarusDesde los días de Cristo estas frases siempre han sido la motivación de aquellos sistemas que tienen interés en lucrarse del templo. El templo proporciona trabajo, estabilidad, seguridad financiera, éxito, estatus, viajes, paseos, millas, ascensos entre otros.

Quienes están interesados en el progreso y en escalar los pináculos más altos de la gloria humana, procuraran a la sombra, al tipo, a lo ceremonial, al rito hacerlo real, tangible, visible. Maquillaran de tal forma los servicios simbólicos del templo como si fuera la imagen real, la sustancia, la última revelación, el remanente especial, el fin en sí mismo, la meta, el telos.

Los amantes del templo ponen cargas pesadas sobre sus súbditos

Los amantes de los primeros asientos utilizaran largas oraciones para devorar y saquear las casas de las viudas. Los que aman el templo harán la obra misionera con fines sectarios para ganar un prosélito y luego someterlo a esclavitud y así hacerle dos veces más hijo del infierno. Los amantes del templo ponen cargas pesadas sobre sus súbditos pero ellos no mueven ni un pulgar para ayudar.

A los amantes del templo no les interesa Cristo el Hijo de Dios porque lo ven como una amenaza al sistema. El miedo es que su supuesto templo sea destruido y pierdan al pueblo que los mantiene. Por eso, para los del templo Cristo es un intruso, es su competencia, es su rival, es su sombra. Por esa razón Caifás el sumo sacerdote del templo acuño esta famosa frase: “No os dais cuenta de que conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca”, ( Juan 11:50).

Con esta frase Caifas intentaba quitar todo recuerdo y toda luz del verdadero templo

Con esta frase Caifas intentaba quitar de raíz la cizaña, dar muerte a la competencia, quitar todo recuerdo y toda luz del verdadero templo, del verdadero pan, del verdadero camino, del verdadero cordero, del verdadero pastor, del verdadero Dios-hombre, de la verdadera gloria, de la verdadera sustancia, de la verdadera realidad de todas las sombras, del propósito del templo, del fin en sí mismo de la verdadera comida y verdadera bebida.

Los fariseos y saduceos pensaba que si Jesús seguía viviendo, todo el pueblo lo seguiría y por lo tanto su sistema cultico basado en el templo se desplomaría perdiendo su significado.

“He aquí el que amas está enfermo“

La frase “si lo dejamos creerán en él todos” se encuentra en el contexto de la enfermedad, muerte y resurrección de Lázaro. Cuando leemos la historia de la muerte de Lázaro encontramos una serie de percances que provocaron la aceleración de la muerte de este hombre y es interesante notar también que la resurrección de Lázaro de Betania llevo a las autoridades de ese tiempo a planificar un complot para acelerar la muerte de Cristo.

En primer lugar a Jesús le llegó la noticia de la enfermedad de Lázaro. Sin embargo cuando él se enteró a propósito se quedó dos días más en otro lugar. Así comenta Juan:

“Cuando oyó, pues que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba” (Juan 11: 6)

María y Marta enviaron a darle aviso a Jesús sobre la enfermedad de su hermano, sin embargo Cristo fue indiferente a las suplicas de estas hermanas. La mayoría de comentaristas nos dicen que la casa de Lázaro era el lugar donde Jesús se hospedaba y donde hallaba descanso después del trajín del día. La amistad con esta familia es bastante notoria cuando leemos: “He aquí el que amas está enfermo“ (Juan 11: 3). Sin embargo a pesar de los lazos de amistad, Cristo se demoró. La muerte de lázaro provocó mucha angustia y dolor en Marta y María.

Lo extraño es que Jesús no había aparecido durante la enfermedad

En segundo lugar la noticia de la muerte de Lázaro cundió rápidamente por toda Judea, Jerusalén y los alrededores de Betania. Y una gran multitud de judíos asistió al cortejo fúnebre para consolar a Marta y María.

“Y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas” (Juan 11: 19).

Y en tercer lugar, enterraron a Lázaro en una cueva que tenía una piedra puesta encima. Juan cuenta que el difunto había permanecido por cuatro días en su tumba. Lo extraño es que Jesús no había aparecido durante la enfermedad, no había visitado al enfermo, ni mucho menos asistió al velorio para siquiera dar consuelo y esperanza a dos hermanas que tenían el corazón desgarrado de dolor. Tampoco estuvo presente en el entierro de su amigo a quien amaba.

“para que el Hijo de Dios sea glorificado”

El propósito de la enfermedad y muerte de Lázaro era para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado, Juan atina y escribe:

Al oírlo, Jesús dijo: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella” (Juan11:4).

Cuando uno termina de leer toda la historia de Lázaro queda uno pensativo buscando en qué sentido Jesús iba ha ser glorificado por la muerte y resurrección de Lázaro. Si bien es cierto que la resurrección de Lázaro trajo mucha gente a Jesús como bien lo comenta Juan:

“Entonces muchos de los judíos que habían venido a visitar a María, al ver lo que hizo Jesús, creyeron en él” (Juan 11: 45).

“desde aquel dia decidieron darle muerte”

Sin embargo a partir de este gran milagro los judíos armaron una redada: “Así, desde aquel día decidieron darle muerte” (Juan11:53). El milagro de la resurrección de Lázaro fue el final de la vida de Cristo, sus días estaban contados. “Los del culto” se organizaron y tenían frecuentes asambleas para darle muerte. Finalmente pocos días después Jesús seria sentenciado y muerto en la cruz del Calvario.

Para “los del culto” la muerte de Cristo seria la terminación, la erradicación de la voz que ponía en entredicho sus obras malas. Los judíos pensaron que con la muerte de Cristo iban a deshacerse de la luz que alumbra a todo hombre.

¿Que conviene para que el sistema se perpetúe?

Mientras el concilio discute qué es lo que conviene hacer con Cristo, entra a la escena la autoridad máxima, el jefe del pueblo que es único y que solo le interesa su puesto, ocultando su verdadero propósito les dice: “Conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación” Este sujeto parace ser solidario con el pueblo, preocuparse por la nación no obstante lo único que quiere es su propio beneficio; Caifas quiere que el sistema cultico se perpetúe para continuar en el poder.

“Los fariseos, los sumos sacerdotes y los judíos se pusieron de acuerdo. Primero estamos nosotros y nuestro modo de vida. Primero está preservar lo que somos y tenemos, que está pendiente de un hilo y como demos rienda suelta a este agitador, vienen los romanos y nos arrasan. ¿Qué queremos? ¿Seguiremos tolerando que este fantoche siga azuzando a las masa, metiéndoles no sé qué mentiras y haciéndoles creer que tienen derechos, porque son hijos de un mismo Padre? ¿Seguiremos tolerándolo y exponiéndonos a que el día menos pensado la turba se levante y se acabe con el orden que tanto nos ha costado preservar, en el que somos respetados y mantenemos una posición privilegiada? ¿Estamos dispuestos a perderlo todo por este miserable?”[1]

La glorificación del Hijo es la muerte sustitutiva por todo el mundo

Las palabras de Caifas tenían un contenido profético que ni siquiera el mismo se daba cuenta:

“Ni pensáis que nos conviene que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación perezca. Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación. (Juan 11: 50-51)

La muerte de Lázaro tenía como propósito exaltar al Hijo. Esto se logró mediante su cuerpo levantado en la cruz. El milagro de Jesús al resucitar a Lázaro despertó celos de parte de las autoridades del templo y estos celos se consumaron en la cruz al matar al Hijo de Dios.

Sin embargo la muerte de Cristo es la glorificación de Dios, una gloria que ilumina la más densas tinieblas. Desde la cruz se cumplió el plan de Dios, ese plan declaraba que mediante el cuerpo quebrantado de su Hijo los pecados del mundo eran perdonados. Es necesario que uno muera por el pueblo y no que toda la nación perezca es la doctrina de la sustitución penal. “Uno murió por todos luego todos murieron”, nos dice el apóstol (2 Corintios 5:14).

La cruz es la verdad que atrae el pueblo de Dios

La muerte de Cristo es la consumación de todas las sombras: Lo ritual se encuentra con la realidad y la realidad sustituye y sobrepasa el templo; los sacrificios, las ofrendas, los días festivos, lunas nuevas, pascua, días de expiación, atrios, velos, animales, comidas encuentran su fin en la glorificación del Hijo esto es en su muerta cruel y cruenta. A partir de la muerte de Cristo el sistema quedo caduco, abrogado, por esa razón Mateo escribe:

“Entonces Jesús, habiendo otra vez exclamado a gran voz, exhaló el espíritu. En eso, el velo del templo se rasgó en dos, desde arriba hacia abajo. La tierra tembló y las rocas se partieron”. (Mateo 27: 50,51).

La glorificación del Hijo es entorno a su muerte. Los que siguen al Hijo lo siguen porque lo encontraron en la cruz, ya que en la cruz se encuentra el verdadero camino al cielo, el verdadero y único sacrifico para el perdón de nuestros pecados, el verdadero reposo que trae seguridad de salvación; la verdadera pascua que pasa por alto nuestros pecados; el verdadero Israel que cumplió con el pacto sinaitico para salvar a su pueblo; la ofrenda perfecta que acepta el Padre; el único y verdadero templo que nos vincula con el Padre.

Y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos”. (Juan 11:52).

Esta congregación ya no lo hace mediante un sistema, o un conjunto de credos, un grupo especial de sacerdotes, sino mediante la realidad de su muerte. La Cruz es la verdad que atrae al pueblo de Dios.

“Y yo, si soy levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo”. (Juan 12:32)

Pastor: Williams Andueza

Libro inédito: “Que crees de Cristo”

[1]http:/ /www.aqplink.com/roguemos/2012/03/juan-1145-56-conviene-que-muera-uno-solo-por-el-pueblo/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest